cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

Fernando Valladares: “Políticamente, la comunidad hispana todavía está en pañales”

Entrevista POR OSCAR VIGIL | 30 de enero de 2014

Toronto.- Fernando Valladares: “Políticamente, la comunidad hispana todavía está en pañales”

 

POR OSCAR VIGIL

 

TORONTO. Fernando Valladares es más conocido entre las nuevas olas de inmigrantes por su exitoso proyecto de vivienda Fundación Las Flores y por el famoso festival Hispanic Fiesta, entre otros festivales. Sin embargo, el aporte brindado por este canadiense de origen español a la comunidad hispana en sus más de 30 años de vida comunitaria en Canadá, va más allá de la cultura y de las obras sociales, y se extiende también al área política.

Desde 1978 hasta 1988, trabajó como Asistente Ejecutivo del para entonces Teniente Alcalde de Toronto Tony O'Donohue, y durante muchos años estuvo muy vinculado al Partido Liberal. Sin embargo, asegura que ahora ya no está interesado en la política y mucho menos en una eventual participación suya en el tinglado electoral canadiense.

No obstante, la mirada de Valladares no deja de estar puesta en el quehacer hispano en la vida política del país y, con un olfato sagaz y una franqueza incuestionable, asegura que aún nos falta mucho por andar en este camino para poder impactar en el ‘mainstream’ canadiense.

 

PREGUNTA: ¿Cómo ves la comunidad hispana en Canadá de cara al 2014?

RESPUESTA: Para una persona que llegó aquí en los 70s como yo, y que creo que hemos visto paulatinamente avanzar a la comunidad a través de los años, el 2014 se presenta como un año de esperanza, de búsqueda de la prosperidad. Y con los cambios políticos que se vienen de cara a las elecciones municipales y posiblemente provinciales, y las federales, y con esta crisis política que hay, la cual no se puede negar, pues el 2014 es un año de duda, de transición, y creo que esta infraestructura política inestable va a frenar un poco el crecimiento de la ciudad, de la provincia y del país, porque no se van a concretar ciertos programas que deberían estar a tono con la economía y con la vida social debido a que no existe una base sólida política en ninguno de los tres niveles de gobierno. Es un año de transición y, a nivel económico, de trabajo, va a haber un crecimiento paulatino pero no veo un año de mucha esperanza.

 

P: En ese contexto, ¿consideras que va a haber logros importantes de la comunidad hispana?

R: Creo que la comunidad hispana ha venido creciendo paulatinamente año tras año y va a seguir creciendo en el 2014, pero no quizás al nivel de bonanza. Pero en nuestra comunidad, que siempre ha sido pobre y es una comunidad en desarrollo, se van viendo cada día más profesionales, más personas de habla hispana en instituciones bancarias, y creo que la comunidad en ese aspecto va a seguir floreciendo y vamos a ver cada día más la presencia de la primera y segunda generación hispana dentro de lo que es la vida canadiense.

 

P: ¿Ves a la comunidad más activa políticamente este año?

P: He escuchado varios campanazos a nivel municipal, provincial y federal de que existen personas hispanas que se quieren postular. Creo que va a haber una presencia más hispana en las elecciones, no creo que vaya a haber una presencia hispana una vez posterior a las elecciones, que sean elegidos, porque políticamente la comunidad hispana todavía está en pañales en lo que se refiere a la política provincial y federal, y porque no creo que estemos integrados todavía políticamente ni como comunidad ni dentro del sistema político estructural canadiense. A nivel municipal tenemos a César Palacio que es nuestro concejal y está corriendo, y existen rumores de que Alejandra Bravo también va a correr, que se va a postular, no sé en qué distrito. Mi misión sería poder elegir a diez Cesar Palacio y a diez Alejandra Bravo, y que nuestros hispanos vayan postulando en los diversos niveles de gobierno, que es lo que va a lograr un futuro con más representación.

 

P: La experiencia de elecciones anteriores nos ha brindado a dos hispanos compitiendo entre sí… 

R: Si llegáramos al caso de que corriera nuevamente Alejandra Bravo en contra de Cesar Palacio, sería una pena, sería una desilusión porque yo creo que en una “three-way race”, como se dice en inglés, que es cuando hay una carrera donde hay dos candidatos de una misma filosofía o de una misma nacionalidad y se postula una persona fuerte que venga en el medio, como un portugués, italiano o persona prominente, corremos el grave riesgo de perder a los dos, no solo a uno, mientras que si los dos hispanos o tres corrieran en distritos diferentes, corremos con suerte a lo mejor de tener dos o tres políticos.

 

P: ¿Mostraría dicho eventual escenario político que estamos desunidos o que no estamos maduros políticamente?

R: Primero, que estamos completamente desunidos como comunidad, después tenemos a los partidos políticos que juegan con nuestras comunidades, que esa es la triste realidad, porque no nos podemos comparar a Nueva York o Miami donde hay un millón de cubanos por ejemplo y luchan dos o tres cubanos entre sí, aquí la realidad es que sólo hay un hispano elegido, y que las posibilidades de elegir un hispano no son fáciles y creo que sería un grave error. Pero yo creo que es una manipulación por parte de los partidos políticos, y nuestra gente que se deja manipular.

 

P: A nivel general, ¿cuál sería tu recomendación para la comunidad en este 2014?

R: Yo creo que la comunidad debe unirse cada vez más, porque a nosotros se nos mira como hispanos en Canadá y tenemos que considerarnos que somos canadienses de origen hispano, tenemos que velar por el futuro de nuestras segunda y tercera generación, y debemos respetar más nuestra cultura y tratar de unirnos para que nuestra presencia en Canadá sea cada día más significativa y nuestra imagen sea más respetada. Pero para eso, para que los canadienses logren hacerlo, tenemos nosotros que dar el ejemplo, necesitamos unirnos más y hacernos ver más a menudo.

Opinion